Clasificación de empresas para efectos de la determinación de la Prima en el Seguro de Riesgo de Trabajo.

 

En esta ocasión quiero comentar un tema que pudiera parecer que no es una novedad, ya que este no ha sido reformado o modificado recientemente. El tema a tratar es la clasificación de las empresas para efectos de la determinación de la prima de Seguro de Riesgo de Trabajo, siendo esta prima muy importante dentro de las cuotas de Seguridad Social que se pagan al Instituto Mexicano del Seguro Social.

Porque la relevancia de este tema en estos momentos, como ya lo comente, no ha habido alguna modificación o reforma a la legislación que la regula, la relevancia estriba en que la autoridad está poniendo mucha atención a este tema, considerado actualmente como un área de oportunidad y en donde se pueden recaudar cuotas por diferencias en la clasificación y es aquí por lo que todo empresario también debe de verificar que su empresa está en lo correcto.

La legislación que regula este tema está contenida en el capítulo segundo, del título segundo del Reglamento de la Ley del Seguro Social en Materia de Afiliación, Clasificación de Empresas, Recaudación y Fiscalización y entre otras cosas, señala que las empresas (patrones) al afiliarse por primera vez o al cambiar su actividad, deberán de autoclasificarse. La empresa al autoclasificarse y de acuerdo a su actividad, deberá buscar que actividad es la más adecuada de las contenidas en el “catálogo de actividades” emitido por la autoridad y una vez verificado esto, esta clasificación nos dará la prima que la empresa deberá de pagar por los salarios diarios integrados de sus trabajadores. Un problema con este catálogo es que no es tan amplio como para contener la totalidad de las posibles actividades que se realizan en México y por ende hay empresas que no tienen una clase exacta de acuerdo a su actividad generando con ello incertidumbre jurídica para estos patrones.

El siguiente momento que en muchas ocasiones no se contempla, es cuando la empresa cambia o aumenta su actividad y por lo mismo, también debe de buscar si la clasificación con la que se venía pagando es adecuada o se tendrá que modificar y regresar a lo que se conoce como media, que es la prima que se deriva del mencionado catálogo. Este momento es muy importante y comúnmente olvidado ya que hay empresas que por ejemplo adquieren su primer equipo de transporte y por solo el uso de este nuevo equipo, puede cambiar su prima y muchas empresa no se dan cuenta de este cambio obligado, por lo que la autoridad pudiera cobrar las diferencias de estos cambios no realizados hasta de 5 años atrás.

Como vimos, el tema es muy relevante y se debe de realizar una revisión minuciosa del mismo, para estar seguro de que no se tiene una contingencia en su empresa. Si es su caso, en Estudillo y Compañía tenemos soluciones por lo que los invitamos a contactarnos y buscar la mejor opción para su empresa y evitar este tipo de contingencias.